Una oración de acción de gracias y de adoración a Dios

45 views Leave a comment
42189037_1346351708828169_1215363487207784448_n

Berea Internacional.- (19 de septiembre de 2018), Guadalajara, Jalisco

“A través de la doctrina, se fortalece la fe de Dios en cada uno de nosotros…”

– Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García

La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad: La Luz del Mundo en la colonia Hermosa Provincia, tuvo la bendición de acompañar al Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, en su oración que eleva todos los días en las primeras horas de cada mañana; oración que presenta como su primer obra delante del Señor y agradece a Dios la salud, la fortaleza, el que le haya permitido encaminar sus primeros pasos hacia la casa de oración; asimismo, eleva su oración de adoración a Dios como el principio y fin de todo lo que él realiza. En este ejemplo vive la Iglesia del Señor, siguiendo los pasos de un elegido de Dios, y así el pueblo del Señor crece y prospera en sabiduría y fe.

Al término de su oración, el Apóstol de Jesucristo se detuvo unos momentos en la entrada de la casa apostólica para dar un consejo a los ministros que le acompañaron en este día y dijo que en ocasiones las personas buscan el espacio para pasear, para descansar con su familia y recrearse en la naturaleza; buscan momentos de tranquilidad y se sienten felices de estar con los suyos, y expresó: “Yo me siento feliz de estar con los míos, veo y escucho que la Iglesia ora por mí y me siento muy bendecido de parte de Dios; pero también digo que es muy bonito cuando yo oro por el pueblo de Dios, es un césped donde el alma se relaja…”. Explicó que, en ocasiones nos quejamos de la gente que nos quiere hacer daño, de cuando somos criticados; pero debemos recordar todos los días que hasta hoy nos ha librado el Señor, porque a cada uno de nosotros llega la palabra de bienaventuranza…

El Apóstol de Jesucristo explicó que cuando la Iglesia eleva su oración en favor de él y pide bendición, salud, abundancia, protección; viene la bendición de Dios para su pueblo en la misma medida, mientras no sea para mal de su fe. Externó que no debemos quejarnos de cuando vienen los tiempos difíciles, las críticas, la necesidad, las tribulaciones; en todo, el Señor manda la fuerza y la sabiduría para enfrentar todo y salir avante. Dijo que debemos agradecerle al Señor que teniendo enfermedades, teniendo angustias, tribulaciones, Dios nos va librando y a través de ello nos va demostrando: “Yo estoy contigo “.

El Varón de Dios agregó: “Y es lo más hermoso, y así vivimos nosotros, felices y contentos con Dios. No podemos entristecernos con lo que nos rodea, porque a nosotros Dios nos bendice, nos prospera, nos lleva de triunfo en triunfo; Dios sale en nuestra defensa todos los días”. Explicó que no debemos lamentarnos cuando vienen los problemas, que debemos ver cómo estamos viviendo; no estamos enfermos, ni en prisiones, ni somos perseguidos; así que si llegan barreras no nos lamentaremos, al contrario, debo decir: Me voy a alegrar y voy a vivir agradecido de la mano de Jehová… Dijo que cuando vienen los problemas o la necesidad, sólo tenemos que voltear a ver que el Señor está detrás de nosotros protegiéndonos. Enseñó que la oración es un jardín espiritual que todo disipa, que cuando nos levantamos de hablar con Dios, regresamos a la casa y todo se ve diferente, todo se resuelve; la oración nos da nuevas energías.

Explicó que cuando hacemos caso de los problemas y las tribulaciones y no ponemos nuestra confianza en Dios, nuestra oración se debilita. El Apóstol de Jesucristo dijo: “Lo más hermoso de todo este trabajo es que miles de almas sigan convirtiéndose con plena libertad. Dios no ha dejado de estar conmigo… Cuando yo doblo mis rodillas, pienso en la petición de la Iglesia… Cuando vienen los ataques hacia mí, las críticas; la Iglesia me sigue dando su adición, su fe, su cariño, su incondicionalidad…” Comentó que en tanto la Iglesia siga creciendo y prosperando, siempre va a haber críticas, precisamente porque ven el desarrollo de la Iglesia, y mientras muchos puedan desear mal para este trabajo, el Señor regresa bendición y dijo: “A través de la doctrina, se fortalece la fe de Dios en cada uno de nosotros… Nosotros seguimos recreándonos de su bendición, de su cuidado, de su prosperidad… Yo soy hijo de Dios, no puedo albergar odio y coraje en mi corazón, a mí Dios me creó y me sigue prosperando con los frutos de ese amor que me da sólo cosas buenas… Seguimos creciendo y lo más hermoso, es que Dios está con nosotros; en las obras, en la salud, en la prosperidad de cada hermano…

No podemos reclamarle a Dios nuestra enfermedad, nuestra tribulación; no puede el barro decirle al alfarero por qué me hiciste así. Lo que sí podemos decir es: ¡Gracias Señor!, porque hasta hoy me has mantenido en pie, me has guardado; porque a pesar de mi enfermedad, de mis enemigos, de mis tribulaciones; estás conmigo y vivo feliz, vivo prosperando en tus promesas. Dios nos ayude a vivir cada día más agradecidos. Vivir en la alegría que Dios nos ha dado, porque no estamos escondidos, ni frustrados ni amargados; vivimos orgullosos de ser hijos de Dios…”.

Fuente: Berea Internacional.

Author Bio

Ivan Hernández

No Description or Default Description Here

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>