Saludo Apostólico en la Colonia Bethel

1345 views Leave a comment
Apostol_NJG_sept_13_2015

El domingo 13 de septiembre, al concluir la Escuela Dominical en la Iglesia de la colonia Bethel –presidida por el P.D. Abner Pardo–, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García dirigió un mensaje a los hermanos, desde el balcón de su casa en dicha colonia.

Minutos después del mediodía, el Apóstol del Señor saludó a la Iglesia de Bethel: “¡Qué hermoso escontemplar la fe de la Iglesia del Señor! Ver en vosotros ese ánimo espiritual para seguir adelante; escuchar las hermosas explicaciones que el hermano P.D. Abner Pardo les ha impartido y que de esta forma –explicando con razonamiento y entendimiento, pero sobretodo basado en la Palabra de Dios–, va fortaleciendo vuestra fe”.

Dios está con su Pueblo: nos sigue llevando de triunfo en triunfo

Posteriormente, los invitó a una reflexión: “Ya pasó casi un mes de la Santa Cena y nuestro corazón sigue brincando de alegría, sigue lleno de contentamiento y agradecido con Dios, porque hoy más que nunca Él nos sigue demostrando que vive en su Iglesia y está en medio de nosotros: que nos sigue llevando de triunfo en triunfo por su santo amor y su santa gracia”.

Enseguida, invitó a la Iglesia de Bethel a cantar la alabanza número 82: “Cómo podré estar triste”. Un himno sonoro que, además de ser cantado con el espíritu y con el entendimiento, se escuchó más allá de los límites de la colonia.

Al concluir el canto, el Apóstol de Jesucristo expresó: “Es una verdad la que estamos entonando a nuestro Dios. Decía el hermano que llevaba la explicación, qué lástima y que tristeza es ver la forma que han atacado a su hermano: a escondidas, de una forma cobarde… Pero mira: ¡Qué hermoso es ver a los hijos de Dios!

“¿Verdad que no tienes necesidad de esconderte? ¿Verdad que no tienes necesidad de escribir desde un lugar anónimo? ¿Verdad que puedes decir y expresar con toda libertad y con alegría al mundo entero: Señor, gracias te damos porque me has abarcado en esta hermosa gracia?

“No nos interesa lo que digan los que no han reconocido esta obra: `Si para otros no soy Apóstol, para vosotros ciertamente lo soy, porque Dios puso en vosotros este hermoso sello del apostolado`… por eso puedo decir con alegría, con gozo y con júbilo a nuestro Dios: `Por todas estas dádivas preciosas, alabado sea tu nombre desde ahora y para siempre`.

Tercera Carta Apostólica a la Iglesia Universal

En otro momento expresó: “Hoy culminé la carta que su hermano enviará el día de mañana –a un mes de distancia de nuestra festividad– a toda la Iglesia del Señor, porque mi corazón sigue lleno de alegría, de ese gozo espiritual al habernos dado tantos triunfos el Señor.

“Dios nos lleva de triunfo en triunfo, manifestando el júbilo, manifestando a los cuatro vientos la alegría del corazón de que Dios vive con su pueblo, que Dios esta con su hermano y que Dios nos lleva de triunfo en triunfo hasta que su hijo amado Jesucristo venga a recogernos. En esa firmeza y en esta fe continuaremos adelante.

“Sé que los hermanos vienen en estos días para celebrar un año más de vida de nuestra hermana Eva García, y aprovechando esta venida, los hermanos de Ortodoxia han organizado estos temas para seguir fortaleciendo nuestra fe.

“Yo le decía a mis hijos: `No nada más es ir a la oración, sentarse y esperar a que el tiempo pase. ¡No!… Hay que escuchar y entender, y si algo no comprendieron hay que preguntar, por qué la fe entra por el oír, y el oír la palabra de Dios.

“Para poder tener la fe de Dios no nada más es venir al templo, sentarte y esperar a que se acabe la oración… Es escuchar, comprender y entender, porque grande es la comprensión y la fe que Dios ha puesto es nuestro corazón, la que se va fortaleciendo a cada momento.

“En estos días, en la oración de cinco, en la de nueve y en la tarde, estarán los hermanos viniendo a traer esos hermosos consejos: algunos sobre la Elección, otros sobre los deberes cívicos… que todo sea para que tu fe se siga fortaleciendo y que sigamos siempre adelante; que valores esta bondad que Dios te ha dado y esta alegría que Él ha puesto en tu corazón, pero sobretodo que valores el amor que Dios ha mostrado y que te ha marcado para sentirte seguro: que Él te sigue protegiendo.

“¿Será tu hermano quien entregue a la Iglesia en los brazos de cristo? No lo sabemos. ¿Vendrá otro Apóstol? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que hoy, en este día, en este momento, Dios vive con nosotros y podemos expresar con alegría: `Seguro se allá el aprisco`.

“Disfrutemos este presente de alabar a Dios, un tiempo que significa un presente, un regalo de parte de Dios. Y hoy, en este presente, vivimos con felicidad, con alegría, pero sobretodo debemos vivirlo con gratitud hacia nuestro Dios, para que nuestros labios jamás se cansen de darle a Él su gloria, su honra y adoración que solo a Él le pertenecen”.

Hermosa Provincia: colonia de hijos de Dios

Antes de finalizar su mensaje apostólico, refirió: “Iglesia de Bethel, quise estar con ustedes porque yo les dije que quería estar por lo menos un día a la semana entre vosotros, y un día entre semana en las iglesias aledañas de la Zona Metropolitana de Guadalajara, porque toda la Zona Metropolitana de Guadalajara somos Hermosa Provincia.

“Hermosa Provincia no es una colonia, no es un lugar específico dentro de la ciudad de Guadalajara… Hermosa Provincia es una colonia llamada de Hijos de Dios”.

Despedida

“Con alegría me despido, deseando estar la próxima semana otra vez entre vosotros; tal vez el domingo, tal vez entre semana en la oración, para seguir orando por los hijos que Dios me ha dado en esta hermosa fe, que solamente Dios deposita en sus fieles.

“Me despido de vosotros con un abrazo, con un cobijo espiritual, con un ósculo de amor, diciéndoles: `Iglesia de Bethel, seguro se haya el aprisco, felices continuaremos adelante, con gozo sabiendo que somos el pueblo elegido de nuestro Dios`. La paz de Dios nuestro padre y la gracia de Jesucristo nuestro amado y bendito Salvador quede en cada uno de vosotros. Dios los guarde y Dios los bendiga”.

Con estas palabras, el Apóstol de Jesucristo se despidió de sus hijos en la fe de la colonia Bethel, de la que guarda entrañables recuerdos.

Fuente: Unidad de Crónicas Apostólicas

Author Bio

Ivan Hernández

No Description or Default Description Here

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>