Search

Saludo apostólico en colonia Bethel.

356

Berea Internacional.- 22 de julio de 2018. Guadalajara, Jalisco. La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad: La Luz del Mundo en la colonia Bethel de esta ciudad, tuvo la bendición de escuchar y saludar al Apóstol de Jesucristo en su saludo desde el balcón de su casa cuando los hermanos salían de su escuela dominical.

En sus palabras, el Apóstol del Señor, externó su alegría por estar en esta ciudad y saber que los hermanos de las subsedes y colonias de la Zona Metropolitana se están preparando para recibir a todos los hermanos que acudirán a la Santa Convocación 2018; asimismo expresó su gozo al contar con el apoyo de todas las iglesias de Guadalajara y ZM con las consagraciones de veinticuatro horas que se llevarán a cabo, después de que él levante sus brazos el día primero de agosto y eleve su oración por el pueblo que Dios le ha dado para todos lleguen con bien a este lugar.

Resaltó, la buena voluntad y el amor con que todos los hermanos de las diferentes colonias de esta ciudad y ZM, prestarán sus casas para que todos los hermanos que nos visitan, lleguen a un hogar y participemos como una familia de la Santa Cena.

Entre algunas de sus palabras, el Apóstol de Señor, externó: “El Señor me permite volver al hogar. Mi corazón brinca de alegría y se llena de gozo al saber que celebraremos, el próximo agosto, la Santa Cena; nuestra gloria, nuestro pueblo, nuestra comunión, nuestra esperanza. En algunos lugares donde tu hermano ha estado, los hermanos se alegran y me dicen: Varón de Dios, ya los hermanos se están preparando; ¡qué alegría! También nosotros estamos esperando, con mucha alegría, recibir a todos los hermanos… Y aquellos hermanos que van a prestar sus casas, yo sé que van a participar todos; porque en todos está la comunión de Dios… El hijo de Dios, con alegría dice: Mis puertas estarán abiertas… En los hijos de Dios estará la bendición de Jehová…

Solamente quería saludarte, Iglesia del Señor, y decirte que te llevo en mi corazón; y desde aquí quiero elevar mi voz y decirles: Aquí los esperamos… deseando que el día primero, pueda su hermano, en esa representación que Dios me ha permitido de
representarle aquí en la tierra; levantar mis manos y orar por la Iglesia del Señor.

Al término de su consejo el Siervo del Señor se despidió entre las voces de alegría y palabras de bendición de la Iglesia de colonia Bethel.

Fuente: Berea Internacional.




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *