Search

Presentación apostólica en Mérida, Yucatán

2573

12 de abril de 2015

En el corazón del Sureste de México, en el bello estado de Yucatán, Dios se mostró propicio y una vez más las bendiciones del Altísimo se derramaron en el Pueblo del Señor congregado en el majestuoso templo piramidal con reminiscencias mayas asentado en la colonia Sambulá, en Mérida. El P.E. Uzziel Joaquín, quien presidió la consagración de adoración, en su explicación exhortó a mantener sana la fe, buscando siempre la leche no adulterada para crecer en ella.

Poco antes de las once de la mañana, ingresó al templo el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García; pañuelos blancos comenzaron a ondear mientras las lágrimas corrían por las mejillas de cientos de hermanas y niñas ataviadas con su tradicional hipil blanco de la mujer yucateca; las exclamaciones de gloria a Dios de la valla humana que recibía al Elegido, aumentaban de tono. No faltó el canto especial para darle la bienvenida “Los que nacen grandes…. Linaje de los benditos de Dios, aquellos nacen grandes como el Apóstol y mi maestro Naasón”.

El D.E. Dámaso Pelayo Soltero, ministro en turno de la iglesia de Samulá, en Mérida, dirigió las palabras de bienvenida. En su breve alocución comparó a los apóstoles como árboles de olivo y a la Iglesia como la silvícola que venía con sus recipientes espirituales a tomar de ese aceite precioso que destilaba de otro árbol especial.

Fuente: Unidad de Crónicas Apostólicas




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *