¡Nunca más se pondrá el invierno espiritual!: Apóstol de Jesucristo

50 views Leave a comment
44985035_1370290343100972_1494035254728458240_n

Monterrey, N.L. A 28 de octubre del 2018. (Berea Internacional). El Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, detalló hoy la historia del Eterno Dios, de sus Siervos y profetas; del Señor Jesucristo; de sus Apóstoles de la primitiva Iglesia y de los Apóstoles de la Restauración. Aquí, honró a la Iglesia de Monterrey por el papel que el Altísimo le asignó a esta ciudad en la historia de la Iglesia y respecto a nuestros días, destacó que hoy, hay milagros, maravillas y grandeza en esta bella historia de la que somos una porción.

Y algo muy precioso: anticipó que nunca más, se pondrá el invierno sobre la Iglesia.
El de este domingo fue un día muy especial en la bendita iglesia del Señor. La de Monterrey es una membresía que sigue hallando gracia ante los ojos de Dios: si de aquí salió en glorioso peregrinar el Apóstol Aarón Joaquín en 1926; si aquí los visitó el Apóstol Samuel Joaquín, hoy este Pueblo recibió al Ungido de Dios Naasón Joaquín con inconmensurable libertad, con amor profundo, con unánime voz y sentir, como al mismo Jesucristo.

El Embajador del Reino de los Cielos, regaló un saludo muy especial a los hermanos de Monterrey y empezó por mostrar su satisfacción por estar en la ciudad en la cual Dios dejó escuchar su voz hace 92 años. Resaltó su firmeza en la fe, así como su Reconocimiento a La Elección.
Y les dijo: Monterrey, eres amigo de la Elección, se ha hecho en tu corazón la hermosa y preciosa fe. Enseguida, aclaró a los hermanos neoleoneses, que llegaba a esta Entidad en el día y hora señalada por Dios para estar en este lugar, no temprano, no tarde. Subrayó que los tiempos del Señor son perfectos: “He aquí ahora el tiempo aceptable, he aquí ahora el día de salvación”.

Contento el Apóstol del Señor, contentos los hermanos, reveló llegar hasta ellos inflamado por la fortaleza de jóvenes que en Sudamérica, Centroamérica, México y Norteamérica, le han dicho: ¡Heme Aquí! ¡Envíame a mí!, por lo que se han extendido las cuerdas de esta Iglesia.

Entonces, el Gran Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquin, describió lo que veía en Monterrey: El florecimiento de este bello huerto que son los hermanos y al llegar aquí e iniciar la 14ª Etapa de su Gira, habló de las vides en ciernes que han dado su olor, que las flores espirituales han cubierto los campos, los alfolíes han empezado a llenarse, los ríos de Dios han empezado a cubrir las parcelas, todo reverdece, todo florece y es prosperado y exclamó: ¡Bendita Iglesia! ¡Nunca más el invierno se pondrá sobre ti, nunca más prevalecerá el invierno!
Los hermanos de Monterrey glorificaron repetidamente a Dios.

Su Enviado los describía: Vosotros sois hijos del Día, aquí despunta la restauración de la Iglesia del Señor, bendito día en que nos encontramos Iglesia y Elección como un solo hombre.

Fue cuando el Embajador del Reino de los Cielos empezó la descripción de la historia de Dios. Su plan antes de que el hombre fuera. Habló de la restauración, que inició en esta entidad, misma que va ligada a una historia eterna porque Dios ha existido siempre: historia que está llena de poder, de grandeza, de obras incomprensibles para el ser humano, pero que nosotros tan solo conocemos una pequeña parte.

Describió la Creación, el árbol del bien y del mal, la advertencia del Señor de que si tomaban de ese fruto iban a morir. Del engaño en el que cayeron, porque Dios quiso crear un ser que, de su propia decisión, de su libre albedrío, le adorara, pero el hombre agravó sus faltas. Hasta que Dios les confundió en muchas lenguas, y después, en Noé, vio la oportunidad de crear una raza nueva que descendiera de aquel hombre que Él veía noble, justo, apartado de ese mal y cuando Noé le dijo a la humanidad lo que haría Dios fue juzgado como afectado de locura.

Después, explicó las promesas hechas a Abraham, hasta llegar a demostrar que no se puede servir a Dios en el tiempo que uno pueda, sino conforme Dios lo requiere porque el hombre tiene que sujetarse a la voluntad de Dios.

Del Dios que hace lo que quiere, como Él quiere. Él es Dios y lo que ha querido es perfecto, único, grandioso.

Del Señor Jesucristo, su historia, recordó que los hebreos aun viendo, contemplando las maravillas que hacían no quisieron recibirle y preguntó a sus acusadores: ¿Por cuál de mis obras vais a condenarme?
Dio su vida por toda la humanidad y llamó a los que Él quiso. Envió Apóstoles y al Padre rogó no solo por estos sino por los que han de creer en ellos por la palabra que yo voy a darles.

LOS LLAMADOS EN LA RESTAURACIÓN
En un recinto lleno, completamente lleno, con gente de pie, cientos y cientos de visitas, el Apóstol de Jesucristo habló del llamamiento del hermano Aarón, y la historia de Dios en la época que escogió para la Restauración de su Iglesia. Manifestó su creencia en el testimonio fiel y verdadero del Siervo de Dios Aarón Joaquín González, en Monterrey; en el llamamiento del Siervo de Dios Samuel Joaquín en Veracruz, y el del 8 de diciembre en Guadalajara de su bendito apostolado.

Resaltó las palabras de Dios: Naasón tú estarás al frente de este pueblo y si hoy lo ves grande yo lo he de multiplicar más. Lo que ha ocurrido, añadió, es que hoy hay maravillas y hay milagros y hay grandeza.

El Dios de las grandezas hoy nos hace grandes para proclamarnos al mundo; el Dios de las batallas hoy nos hace guerreros.
Y cerró: Vengo a hablar de esta bella historia, somos una porción de esa historia. No te vengo a hablar de historia de conquistadores, no, esta es más bella, es para decirte a ti Iglesia de Nuevo León que iniciaste esta bella etapa de la restauración.

Fuente: Berea Internacional.

Author Bio

Ivan Hernández

No Description or Default Description Here

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>