Mañana de alegría en Hermosa Provincia por la oración apostólica

76 views Leave a comment
38036991_1298513776945296_155803353161400320_n

Berea Internacional.-30 de julio de 2018 en Guadalajara, Jalisco.

“La oración es un arma que Dios nos permite, es una comunicación, una oportunidad que nos concede para estar en constante comunión con Él”.

Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García.

La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Apoyo de la Verdad: La Luz del Mundo, tuvo la bendición de acompañar al Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García en su oración matutina de acción de gracias. Los coros de la Iglesia estuvieron presentes, adorando a Dios con sus alabanzas y alegrando el corazón de todos los hermanos que se encontraban en las calles de la Glorieta Central de esta colonia y en el templo sede internacional. El Apóstol del Señor se detuvo un momento a escuchar a un niño, quien exponía una parte de Apocalipsis 14:6.

Al término de su oración, el Apóstol de Jesucristo se encaminó hacia la casa apostólica y les dirigió unas palabras a los hermanos del cuerpo ministerial que le acompañaron, en su consejo les dijo: “Cada alabanza fue inspirada para alentar, para meditar… Es un momento en que el hombre se conecta con Dios, cuando el hermano dobla sus rodillas, entiende y sabe lo que va a hacer y está haciendo; y no hay quien lo pueda distraer… Es un momento íntimo con Dios, es cuando podemos desahogar nuestro espíritu, desnudarnos; y no solamente cuando tenemos necesidad. Es triste cuando buscamos a Dios sólo en la necesidad, y cuando no tenemos necesidad hacemos nuestra oración y nos paramos en diez segundos, nos vemos viles, cuando no sientes la alegría, la necesidad, la satisfacción, la gratitud de decir: ¡Gracias Señor!

Cuando te acercas al Señor y dices: Estoy feliz, no estoy enfermo, no tengo necesidad, mi casa está completamente en armonía, mi matrimonio mi familia. Y en esa paz que llevamos, desahogarnos también en esa paz y decirle: ¡Gracias Señor! Todo esto bueno que estoy viviendo y pasando es por Ti”. El Apóstol del Señor dijo que cuando un hombre tiene una necesidad material y busca un préstamo con algún conocido, llega con insistencia, humillado; hasta con la disposición de entregarle un bien material, pero cuando se llega el día del pago y se le requiere la reposición del préstamo, se molesta y hasta se forma el pensamiento de no saldar esa deuda. Ese hombre no se acercó así cuando tenía la necesidad. Explicó que en ocasiones así se comporta el hermano delante de Dios, cuando hay necesidad, busca al Señor suplicándole, se queda hablando con Él varios minutos, pero cuando no hay necesidad, es diferente la honra.

El Apóstol del Señor dijo: “Nuestra súplica en la necesidad y nuestra acción de gracias en la honra, debe ser igual, de la misma forma en que fuimos a pedir en la necesidad, humillados, reconociendo… Estamos enseñados a orar. Cuando entramos en esa plática, en esa intimidad con Dios, sea por necesidad, por gratitud; sea únicamente para honrar su nombre, estamos enseñados que derramamos el corazón…

El Señor nos ha enseñado a hacer oración, nos enseña a ser agradecidos, uno de los principales valores: La gratitud a Dios. Por eso cuando doblamos nuestras rodillas, ese momento que sabemos que estaremos postrados ante nuestro Dios, el hermano derrama su espíritu de alegría… Nosotros no le oramos al Siervo de Dios, le pedimos a Dios por él, que bendiga a su Siervo, que le dé salud, porque él es el intermediario de las bendiciones, a través de él, Dios nos bendice. La Iglesia es sabia en cuanto a la gratitud a Dios, agradece la salvación, la salud, le da la gloria a Dios, pide por el Siervo de Dios, por su familia… Cuando en la última oración, la de adoración a Dios, únicamente desnudamos nuestra alma, se la entregamos por completo en una exclamación de gloria, de alabanza, de adoración…

Cuando oramos a Dios, nos presentamos ante Él, en ese instante debe haber nosotros la mayor humildad, el mayor clamor, el mayor reconocimiento; luego viene la contestación de Dios, si en necesidad fue llorando, en abundancia, en bendición, en respuesta; todavía con mayor gratitud. Uno de los principales valores que se inculcan en la Iglesia, es a no olvidar los favores recibidos de Dios. Por eso somos un pueblo feliz… Cuando nuestra alma se va a un lugar apartado, cuando no quiere saber de nada mas que hablar con Dios. La oración es un arma que Dios nos permite, es una comunicación, una oportunidad que nos concede para estar en constante comunión con Él.

El Apóstol de Jesucristo en su consejo al cuerpo ministerial acerca de la necesidad y la importancia de saber acercarse a hablar con el Señor a través de la oración, utilizó los ejemplos bíblicos de cuando el Señor Jesucristo sanó a los diez leprosos (Lucas 17:11-19), y cuando el Señor Jesucristo fue a orar antes de su muerte en la cruz (Lucas 22:39-46).

Fuente: Berea Internacional.

Author Bio

Ivan Hernández

No Description or Default Description Here

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>