En su oración matutina, el Apóstol de Jesucristo paga sus votos a Dios

82 views Leave a comment
29060247_1199550490174959_8565504926365969714_o

Invita a los pastores que lo acompañaron a su Gira y a la iglesia, a unirse a la plegaria

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El 23 de marzo de 2018, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, acudió a elevar su plegaria al Creador en el templo de la colonia Hermosa Provincia, en Guadalajara.

El reloj marcaba las 4:25 de la mañana cuando salió de su casa con dirección al recinto sagrado. Le acompañaban algunos de sus colaboradores —14 pastores, además de algunos diáconos y encargados—. La Glorieta Central —calle que circunda el templo— se encontraba pletórica de hermanos, quienes desde temprana hora se dieron cita para acompañar al Apóstol en su plegaria matutina.

Al llegar a una de las puertas del templo, ubicada a cuatro metros del oratorio, se detuvo un momento y preguntó a sus colaboradores si ya había llegado el camión que trajo de regreso a los pastores que le acompañaron en la doceava etapa de su gira Universal —que tuvo lugar en los estados de Zacatecas, San Luis Potosí, Durango, Coahuila y Sinaloa (del 1 al 18 de marzo)—. La respuesta fue afirmativa. «Pasemos al templo y démosle gracias a Dios porque llegaron con bien. Que pase también el Coro y la Iglesia», indicó el Apóstol de Jesucristo quien, acto seguido, se condujo hasta su ministerio, en el interior del recinto sagrado. En pocos segundos, la iglesia, inundada de regocijo espiritual, ocupó sus lugares.

Posteriormente, el Embajador de Cristo se dirigió a la Iglesia de Guadalajara: «Al final de cada gira, cuando reúno los hermanos que he invitado, como estamos enseñados, los invito a darle gracias a Dios por todo lo que Él nos permite.

«¡Cuántos peligros y situaciones tan difíciles se viven en el país!… La misma circunstancia que se vive en el país me hace a mi, principalmente, cuidar de los hermanos que me acompañan… Por eso trate de salvaguardar la integridad de ellos… Ese cuidado no significa sufrir por Cristo. El Señor nos recomienda: ‘Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra’ (Mateo 10:23)

«Si es por su Evangelio, estamos dispuestos, inclusive, a dar la vida si es necesario; pero vuelvo a repetir: en esas circunstancias, no tiene nada que ver el Evangelio, sino la situación de inseguridad que se vive en nuestro país, principalmente en las regiones de la sierras y las zonas más lejanas y escondidas de los estados… Sin embargo, todos ellos fueron a las presentaciones, se alegraron, se gozaron y estuvieron algunos días en las ciudades principales donde su hermano se presentó, disfrutando de la alegría y de la fiesta espiritual…

 

«Doy gracias a Dios de ver a la Iglesia triunfante, dichosa, feliz, contenta, gloriosa; creciendo cada día más y más»

En este sentido, destacó que el retorno de los hermanos no se debió a su inteligencia o estrategia alguna: «Reconocemos que si estamos con bien es gracias a Dios. El ha permitido que todas las presentaciones de su Hermano fueran un éxito: el reconocimiento de las autoridades, la prensa… todos ha sido favorable para la Iglesia del Señor… Cuántas almas, las que ya contamos por centenas, gracias a Dios… Doy gracias a Dios de ver a la Iglesia triunfante, dichosa, feliz, contenta, gloriosa; creciendo cada día más y más».

Enseguida, el Apóstol de Jesucristo invitó a cantar la alabanza n. 85, «¿Cómo podré pagarte?», que una de sus estrofas refiere: «¿Cómo podré pagarte mi Señor y rey, las bendiciones que me has dado en la vida? Que del pecado y de la muerte me libraste, por eso mi Señor y Dios gracias te doy».

Retomando el coro y las estrofas del himno, el Mensajero del Evangelio eterno añadió: «Ahora reina una paz interior: la paz de Cristo en nuestros corazones. A pesar de la enfermedad o la pobreza, vivimos felices… Siendo nuestra vida sin provecho, hoy nos ha dado esta hermosa esperanza.

«Hoy su Hermano regresa de la Gira. Dios me llevó con bien y permitió que fuese un éxito en todo. Por llevarme y traerme con bien y por ver a una iglesia contenta, tengo mucho que agradecerle al Señor. Conjuntamente con los hermanos que me acompañaron en esta ocasión, Yo te invito a ti (Iglesia de Hermosa Provincia), que me has acompañado y que sabes que tu Hermano está en Guadalajara y procuras esta hora… ayúdame a cantar esta alabanza, a ir ante sus plantas y decirle: ‘Gracias te damos, Señor, por todas las bendiciones que nos has dado’».

El Apóstol, los ministros, el Coro y la iglesia congregada, como un solo hombre, entonaron con alegría la citada alabanza, que es un himno de gratitud a Dios por su dádiva santa y sus misericordias.

Luego de cantar alabanza, invitó al Coro a entonar el himno «Contigo soy tan feliz», —que escuchara por primera vez en Puerto Vallarta, durante la undécima etapa de su Gira Universal—, para a contiunuación, en una oración, pagar los votos a Dios por los innumerables triunfos que le permitió en la doceava etapa de la Gira Universal, y por haber traído a sus colaboradores con bien.

Al término de su plegaria —el Orfeón cantaba la última estrofa del citado himno—, el Apóstol de Dios se despidió de la Iglesia de Guadalajara y le agradeció por haberlo acompañado en esta oración de acción de gracias: «Dios les pague por seguir levantando su puño y tenerlo en alto. Heme aquí por sus oraciones…». El reloj marcaba las 4:40 de la mañana.

 

¡Vosotros sois la mayor de las maravillas, el más grande de los milagros, el prodigio más hermoso!

En la puerta de su casa platicó con sus colaboradores. Recordó lo que dijo en Mazatlán, Sinaloa: «¡Vosotros sois la mayor de las maravillas, el más grande de los milagros, el prodigio más hermoso!», y añadió: «…y más en este tiempo que nos tocó vivir, el tiempo más hermoso del Pueblo de Dios, donde, como un solo hombre, está trabajando… El mejor Pueblo que haya tenido un Varón de Dios en la historia».

Mencionó que el número de visitas que acuden a sus presentaciones, que rebasa el orden de las centenas y, en algunas ciudades, los millares. Algunos de los pastores que lo acompañaron en la gira robustecieron lo anterior con sus testimonios.

El hermano P.D. Rigoberto Mata dio testimonio de la expansión de la obra en Guasave y municipios aledaños. Destacó el trabajo de los batallones espirituales en esa ciudad —conformados por cinco matrimonios—. El Siervo de Dios se alegró del trabajo de los batallones, a nivel mundial, y del cuerpo ministerial, quienes se han unido como un solo hombre a la tarea de la evangelización.

Por su parte, el hermano P.E. José Hernández comentó que tan solo de una Iglesia de Culiacán fueron a la presentación apostólica en Mazatlán, dos autobuses con visitas. «Las iglesias quedaron muy contentas con su visita y continúan trabajando en el encargo que nos ha dado», añadió.

Posteriormente, el Apóstol de Jesucristo se despidió de sus colaboradores y les dejó su bendición. Con la plegaria apostólica de esta mañana, culminó formalmente la doceava etapa de la Gira Universal, que inició el primero de marzo en el estado de Zacatecas.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Author Bio

Ivan Hernández

No Description or Default Description Here

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>