Search

Bendición del pan; la autoridad apostólica no tiene fronteras

99

GUADALAJARA, Jal. México. Agosto 14, 2019. (Berea Internacional).¬– El poder y la autoridad tienen grandes diferencias que las distinguen una de la otra. El primero es limitado, tiene vigencia y puede ser transferido.

La Autoridad que proviene de Dios, es vitalicia, es decir no caduca, no puede ser transferida y no tiene límite, no tiene fronteras; esta ha sido depositada por Dios en la Elección santa, que hoy mora en el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García.

La Autoridad apostólica, puede atar tanto en los cielos como en la tierra (Mateo 16:19), de modo que lo que el Apóstol de Jesucristo designe y realice, queda atado en los cielos y en la tierra; aprobado por Dios mismo.

Es en este entendimiento y aceptación de la Autoridad, que, en representación del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, el Pastor Evangelista Gilberto García Granados, mencionó a la Iglesia Universal: “su Autoridad no está cautiva, está entre nosotros”; denotando que desde y en donde se encuentre el Enviado de Dios, tendrá vigencia y validez todo lo que él haga.

Hoy los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos espirituales (Lucas 14:13), nos hemos reunido en la Santa Convocación 2019, buscando ser bienaventurados al recibir de manos del Siervo del Señor el pan bendecido, el cual representa el cuerpo de Cristo (Mateo 26:26). También, hemos recibido de parte del Varón de Dios, un vestido espiritual especial, que nos permite participar de la Santa Cena del Señor.

Hoy, el Apóstol Naasón con su autoridad y por medio de su oración intercesora, ha levantado del polvo al pobre y ha exaltado del muladar al menesteroso, para sentarnos con príncipes y heredar un sitio de honor (1 Samuel 2:8).

La bendición del pan, por lo tanto, nos ha facilitado la entrada a la Fiesta más grande de toda la tierra, la Santa Cena del Señor Jesucristo.

Fuente: Berea Internacional.




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *